Ya viene el buen tiempo, las horas de luz aumentan, se nota un mejor humor general, las calles se llenan de flores de colores, esto sólo significa que la primavera ya está aquí, una estación que recibimos con los brazos abiertos en Alemania.

Ahora las familias se preparan para celebrar por todo lo alto la pascua, se cambia la decoración de la casa, se hacen muchas manualidades y, por supuesto, también se hornean dulces y galletas.

Las típicas galletas que se hacen son las de mantequilla decoradas con motivos para pascua, pero si quieres sorprender a tus invitados alemanes con unas galletas diferentes, te animo a que pruebes estas galletas de limón con super sabor a limón.

Receta de las galletas de limón

Para esta receta no vas a necesitar de ningún molde para hacer galletas, porque puedes darle la forma que quieras con las manos. ¡Imaginación al poder!

Ingredientes:

130 gr. de mantequilla a temperatura ambiente

1 huevo

1 limón: zumo y ralladura

160 gr. de azúcar glas

1 cucharadita de extracto de vainilla

500 gr. de harina

Preparación de las galletas:

Primero pon el horno a precalentar a 180º.

En un bol echa la mantequilla (yo la suelo sacar horas antes del frigorífico) y mézclala bien con el huevo, el zumo y la ralladura de limón.

A continuación añade la vainilla y el azúcar glas y sigue mezclando bien para que vaya quedando la mezcla homogénea.

Y por último añade la harina y empieza a amasar. En este punto ya es mejor ir trabajando la masa con las manos. Yo voy echando la harina poco a poco, en tandas de unos 200 gr. porque así me cuesta menos trabajo integrarla.

Forma una bola con la masa y ya la tendremos lista para formar nuestras galletas de limón. Toma un pellizco de la masa, haz una bola y aplástala con las manos, así de fácil. Dile a tus hijos que te ayuden a hacerlas, seguro que se lo pasan genial aplastando bolas de masa xD

Yo les he dado esta forma, pero tú le puedes dar la forma que quieras.

Ve colocando las galletas en la bandeja de horno, recuerda utilizar papel de horno para que no se te pegue la masa ni se te ensucie tanto la bandeja. Las puedes poner muy juntas porque no crecen, así aprovechas bien cada horneada.

Podemos colocar las galletas muy juntas, ya que no crecen en el horno. Cuando terminen de hornearse quedarán con el mismo color, pero estarán hechas.

Mételas en el horno y deja que se hagan durante unos 15 minutos.

Cuando acabe el tiempo te puede dar la impresión de que no se han cocinado bien, pero no, es que son muy blanquitas. Así que si ves que la base está con un toque marrón tostadito (no mucho), es que están en su punto 😉

Ya tienes listas tus galletas de limón. Las puedes guardar en una caja de galletas y te aguantarán mucho tiempo, si es que no os las zampáis antes, jeje.

Pruébalas y verás qué sabor tan bueno a limón tienen 😀