Ya había oído hablar de Meissen, su porcelana, su castillo y sus estupendas vistas, así que lo tenía como excursión pendiente para hacer. Y con la llegada del buen tiempo decidí organizar, al fin, una excursión para conocer Meissen con mis niños, en familia. Te puedo asegurar que la ciudad que encontré me sorprendió tanto, que estoy deseando que la conozcas tú también.

Meissen (o Meißen) es una pequeña ciudad de Dresde que se encuentra en el estado federado de Sajonia. Pilla cerca de Dresde, Cottbus, Leipzig y Potsdam. Y al ser una ciudad pequeña, Meissen es perfecta para visitarla en una excursión de un día.

¿Por qué visitar Meissen?

Por fortuna, Meissen se libró de los destrozos ocasionados por la II Guerra Mundial, así que en esta pequeña ciudad de Dresde vas a encontrar verdaderas maravillas históricas.

Sus edificios con ese estilo alemán tan marcado, esas calles estrechas que me recuerdan a los pueblos españoles, la magia del río Elba adornando la ciudad y la peculiaridad de ser una ciudad construída sobre una colina, hacen que Meissen enamore a todo aquel que va a visitarla.

Y como quiero que conozcas Meissen, te voy a facilitar una ruta de un día para que conozcas esta ciudad alemana. Pero no se trata de una ruta cualquiera, sino de una ruta especial familiar por Meissen, con un poco de turismo para los adultos y con paradas para que jueguen los niños.

¿Cómo llegar a Meissen?

Para ir a Meissen tienes 3 posibilidades, en coche, tren o barco. Y en función desde donde vengas te será mejor una opción u otra.

Ir a Meissen en coche

Nosotros estuvimos valorando si ir en tren o en coche a Meissen y, debido a las conexiones que hay desde Cottbus, nos vino mejor ir en coche (se ahorra bastante tiempo).

Para ir en coche a Meissen desde cualquier lugar, ayúdate de Google maps para que te indique el camino. Así lo hicimos nosotros.

Al llegar a Meissen vas a ver muchos aparcamientos porque es una ciudad preparada para recibir a los turistas, lo que pasa es que esos aparcamientos son de pago…

Pero nosotros encontramos una zona residencial a unos 10 minutos andando del centro donde pudimos aparcar gratis. ¿Quieres saber dónde es? Pues ve directa a la Jüdenbergstrasse y aparca por allí sin miedo, que es gratis 😉

Ir a Meissen en tren

Yo lo que hago es utilizar Google para saber qué transporte público he de coger. Te dice el horario y qué trenes exactamente debes coger, dependiendo del lugar del que partas.

Si vas en transporte público, te interesa bajarte en la parada «Meissen Altstadt«. Es la más cercana a la zona del centro que te interesa visitar.

Ir a Meissen en barco

Hay un recorrido que hace Dresde-Meissen en barco que pinta muy interesante y divertido para ir con los niños.

A mi porque viniendo de Cottbus no me pilla bien, pero con ganas me quedé de darme un paseo en barco. Así que si sales desde Dresde o alrededores, no te lo pienses y ve a Meissen en barco, que seguro que el paseo por el Elba es bien bonito.

Los precios puedes verlos aquí y la dirección es la siguiente: Georg-Treu-Platz 3, 01067 Dresden.

¿Qué ver en Meissen con niños en un día?

Ya hemos llegado a Meissen, así que es momento de empezar a conocer esta preciosa ciudad de Dresde.

Para ello, te voy a enseñar una ruta por Meissen para hacer en un día y con paradas en parques para que jueguen los niños. Verás cómo, de esta manera, te va a dar tiempo a ver la ciudad entera.

Markt: el centro de Meissen

Vamos a comenzar paseando por todo el centro de Meissen, piérdete por sus calles y sus múltiples plazas llenas de terrazas. Y atenta a los escaparates, porque Meissen es famosa por su porcelana y vas a encontrar numerosas tiendas por todo el centro. ¿Has encontrado durante tu paseo este banco hecho con trozos de vajillas de porcelana?

Hay muchos edificios clásicos y emblemáticos por el Markt. Pero te voy a resaltar los dos más importantes para que no te los pierdas durante el paseo y también te voy a desvelar un par de paradas que a tus hijos les va a encantar:

Frauenkirche

Esta iglesia de estilo gótico tardío fue construída a finales del siglo XV. Es la iglesia civil más antigua de Meissen. Aunque en 2013 tuvo que sufrir una renovación integral, sigue siendo un edificio importante para la cultura de la ciudad.

Su joya principal es su carrillón de campanas de porcelana, que hace sonar diferentes corales todos los días en Meissen. Las campanillas de porcelana suenan todos los días en los siguientes horarios: 6:30, 8:30, 11:30, 14:30, 17:30 y 20:30 horas.

Además, desde cualquier vista panorámica de la ciudad vas a ver sobresalir la torre de esta iglesia entre una base de tejados rojizos. Dando un toque distintivo a la panorámica de Meissen.

Ayuntamiento de Meissen

Se trata de un gran edificio blanco que fue construido entre los años 1471 y 1478. Afortunadamente, Meissen se libró de los desastres ocasionados por la II Guerra Mundial. Pero aún así, en los años 90 el edificio del ayuntamiento presentaba un estado gravemente desgastado debido al paso del tiempo.

A partir de 1995 empezaron las reconstrucciones, que tuvieron que pausarse en el año 2002 debido a las inundaciones del río Elba (necesitaban el dinero y trabajadores para reparar los daños de la inundación).

Más tarde, recaudaron fondos para terminar de arreglar el ayuntamiento, y en el año 2010 al fin pudieron terminar de reconstruirlo y se reabrió acompañada de una gran fiesta de inauguración.

Parque Postgässchen

Es un pequeño parque de juegos para niños. Es muy pequeño, cuenta apenas con un par de columpios con zona de arena, y unas piedras grandes que les van a divertir más, jeje.

Parque-Postgässchen-para-disfrutar-de-meissen-con-niños-en-dresde-alemania

Pero lo bueno de este parque es que se encuentra en pleno centro, así que es una buena vía de escape para los niños para descansar de tanto turismo por el Markt.

El Spielplatz Postgässchen está ubicado en la calle Postgäßchen, 01662 Meißen.

Calle Postgässchen

No aparece en el mapa turístico ni se habla mucho de esta calle. Pero, justo al lado del parque anterior se encuentra esta peculiar calle que va a encantar a niños y mayores.

A lo largo de toda la calle vas a encontrar originales juegos interactivos para hacer más ameno el paseo por el centro.

Pasea por allí y deja que los niños hagan una carrera de caracoles, circulen por la placa de la ciudad o participen en un espectáculo de equilibristas. Se lo van a pasar muy bien.

ciudad-de-la-calle-Postgässchen-lo-mejor-de-meissen-con-niños-dresde-alemania
equilibristas-en-la-calle-Postgässchen-lo-mejor-de-meissen-con-niños-dresde-alemania

Balcón de Meissen

Ahora toca ir subiendo hasta la zona del castillo y la catedral, que es el punto más turístico de Meissen. Pero antes de llegar, haz una parada en el Balcón de Meissen que ofrece unas vistas preciosas a la ciudad.

Es gratis, así que disfruta todo el tiempo que quieras. Incluso hay bares y restaurantes para tomar algo por allí con unas buenas terrazas.

Además, allí en el balcón de Meissen hay un pequeño parque de juegos con una casita y un arenero. Lo justo para que los niños jueguen un rato mientras tu disfrutas de las vistas a la ciudad de Meissen.

Catedral de Meissen

Esta catedral se construyó en el año 1250 en lo alto de una colina. Años más tarde un rayó destruyó sus dos características torres, por lo que las actuales son reconstrucciones hechas en el año 1903.

Para entrar debes pagar una entrada que incluye la visita a la catedral y el museo (puedes ver los precios aquí). Yo no llegué a visitarla por dentro, pero si quieres hacer una visita a la catedral de Meissen, no olvides fijarte en su gran crucifijo de porcelana.

También puedes subir hasta arriba, donde están las torres y gozar de una buena panorámica a Meissen y el río Elba. Esto seguro que les gusta a tus hijos, el mío nos lo estuvo pidiendo, pero decidimos no subir porque queríamos que nos diera tiempo a ver más cosas.

Y bueno, si no subes a las torres, puedes bordear la catedral por la derecha y descubrirás unas buenas vistas al río Elba 😉 Mi hijo se conformó con estas vistas ya que pudo disfrutar viendo los barcos navegando por el Elba.

Albrechtsburg: Castillo de Alberto

Aunque no lo parezca, el castillo de Alberto de Meissen es el castillo más antiguo de toda Alemania. Fue construido en 1471 como palacio de residencia para la familia de Alberto III de Sajonia-Meissen.

Este castillo fue utilizado también como fábrica de porcelana, de hecho, Meissen tenía el monopolio de la porcelana hasta que consiguieron descifrar su receta secreta. Más tarde se trasladó la fábrica de porcelana a otro lugar y el palacio tuvo que ser reconstruido debido al deterioro causado por la fábrica.

Si te gusta ver la decoración de los palacios antiguos puedes entrar a visitarlo, yo con niños no me atreví :S Pero las fotos que he visto pintan una visita muy bonita. Puedes ver el precio de la entrada aquí.

Una vez vista esta zona, vamos a trasladarnos a otra para terminar de ver los últimos puntos interesantes de Meissen. Y, de camino, vamos a hacer una última parada en el parque más grande del centro de Meissen, que nos pilla de paso, y tus hijos lo agradecerán.

Parque Käthe-Kollwitz-Park

Un poco más apartado de la zona del centro, pero cerca de la Iglesia de San Nicolai y la fábrica de porcelana hay un gran parque de juegos para los niños.

Este es el parque más grande de la zona centro de Meissen y cuenta con un pequeño paseo, varios columpios, cama elástica y arenero. En este parque van a estar muy entretenidos los niños jugando con todo.

parque-Käthe-Kollwitz-Park-para-disfrutar-de-meissen-con-niños-en-dresde-alemania

El parque Käthe-Kollwitz-Park lo tienes en la calle Kerstingstrasse, 01662 Meißen.

St. Nicolaikirche

La Iglesia de San Nicolai es una de las primeras iglesias cristianas que se crearon en Meissen.

Al acabar la I Guerra Mundial, la iglesia se convirtió en un lugar conmemorativo para las víctimas de la guerra. Y hoy en día alberga también la escultura de porcelana más grande del mundo.

La entrada es gratuita, pero debes llamar por teléfono para avisar de tu llegada y que te abran las puertas. Nosotros nos enteramos una vez allí y nos encontramos las puertas cerradas y nos quedamos con ganas de verla. Pero si quieres visitarla, puedes llamar al teléfono 03521 453832 y pedirles una cita.

La Iglesia de San Nicolai la vas a encontrar en la calle Neumarkt 29, 01662 Meißen.

Fábrica de porcelana

Como ya te he dicho, Meissen es conocida por su porcelana, tanto que durante mucho tiempo tuvieron el monopolio de la porcelana con su receta secreta.

Hoy en día, la fábrica abre sus puertas para mostrarnos numerosas piezas originales de porcelana históricas y un taller donde puedes ver cómo se fabrican estas piezas tan valiosas. Aquí puedes ver el precio de la entrada.

Nosotros no entramos porque nuestros niños son demasiado pequeños como para arriesgarse a juntarlos con porcelana… Pero si tus niños son más grandes, quizás podáis ver por dentro la fábrica y aprender cómo se hace la porcelana.

La fábrica de porcelana de Meissen está ubicada en Talstraße 9, 01662 Meißen.

¿Dónde comer en Meissen con niños?

Estuve preguntando por allí donde comer y me recomendaron un restaurante bueno, bonito, barato y de comida alemana. Es el Grüner Humpen y como me gustó te lo voy a recomendar a ti también.

restaurante-Grüner-Humpen-para-comer-en-meissen-con-niños-dresde-alemania

Tiene tronas para que puedan comer los bebés y una gran pecera en su interior con la que los niños se van a divertir mientras esperan la comida.

Este restaurante lo tienes en la calle Burgstraße 15, 01662 Meißen.

Te recomiendo pedir el plato llamado Meissener Schwarzbiergulasch. Yo siempre procuro pedirme las especialidades de la zona, y al llevar el nombre de la ciudad me lo pedí. ¡Y qué gran acierto! La carne estaba deliciosa y muy tierna y jugosa.

Si quieres un postre que le guste a los niños, prueba a tomar un helado en una de las muchas heladerías que vas a encontrar por el centro de Meissen. Ya sabes que los niños siempre dejan hueco para comer un helado 🙂

Si te es posible, te recomiendo que primero visites la zona del Altmarkt, luego comas por allí y después puedes subir a la catedral y al castillo. Cuando termines de verlo, bajas al centro para merendar y después ya terminas viendo la zona de la Iglesia San Nicolai y la fábrica de porcelana.

Espero que estas ideas te ayuden a animarte a visitar Meissen con tus hijos. Es una ciudad preciosa, me ha encantado y, a pesar de las cuestas que tiene, he encontrado la manera de que puedas ir a visitarla sabiendo que tus niños se lo van a pasar también bien.

Ahora ya sabes, ¡a planificar una excursión a Meissen con los niños!