Seleccionar página

Hannover es una ciudad alemana que pasa un poco desapercibida, se encuentra más bien al norte del Alemania, centrada, y no tiene cerca ninguna gran ciudad famosa para desviarte a conocerla. Pero no hay que ignorarla por ello, porque cuenta con una buena oferta turística para quien decida ir a conocer esta ciudad.

Lo que más me gustó de Hannover, fue conocerla a través de su ruta de la línea roja, una ruta que te permite ver todos los puntos de interés turístico de manera autónoma y a tu ritmo siguiendo una línea roja pintada en el suelo. Tiene una longitud de 4200 metros y te presenta 36 zonas de interés turístico de Hannover.

Para seguir esta ruta se recomienda comprar un libro informativo que cuesta 3€, lo puedes encontrar en la oficina de turismo. Aún así te voy a preparar una guía con el recorrido de la línea roja de Hannover con información extra, que no encontrarás en esa mini guía que te venden, para que puedas entender mejor la historia de cada lugar.

La línea roja de Hannover

El inicio está muy bien pensado, comienza en la estación de tren y más concretamente en la oficina de turismo de Hannover, y termina también en la estación. Así se facilita mucho la vuelta a casa.

El recorrido lo puedes hacer en unas 2-3 horas, dependiendo de las veces que te pares a admirar, visitar o hacer fotos 😉 En una mañana o en una tarde lo ves entero.

Dicho esto, vamos al lío. Los puntos que vas a encontrar a lo largo del recorrido por la línea roja de Hannover son los siguientes:

1. Oficina de Turismo de Hannover

Se encuentra en la calle Ernst-August Platz 8. Puedes pasar dentro a comprar la guía explicativa de la línea roja por 3€ o a pedir algún mapa gratuito de la ciudad.

2. Galería Luise

Es un elegante centro comercial que abrió sus puertas por primera vez en el año 1987. Lo más característico es su techo con forma de cúpula de cristal.

3. La ópera de Hannover

Se construyó entre los años 1845 y 1852 gracias al arquitecto Georg Ludwig Laves. Se hizo para contentar al Rey ya que decía que el otro teatro que tenía era muy pequeño y necesitaba uno más grande.

Durante la II Guerra Mundial la ópera sufrió grandes daños y tuvo que ser reconstruida en el año 1948.

Actualmente el edificio de la ópera está en uso con una capacidad de 1220 espectadores, que pueden disfrutar de las obras que allí se representan.

4. La calle Georgstrasse

Se trata de una calle comercial donde te puedes dar un paseo mirando tiendas o tomarte algo en alguna de sus cafeterías. A mí la verdad es que no me pareció nada del otro mundo…

5. La plaza Georgsplatz

Este es el nombre que le han puesto al punto 5 del recorrido, pero realmente lo interesante de aquí es el edificio del banco de Hannover que fue fundado en el año 1856. Actualmente pertenece al Deutsche Bank, que es otro banco. A esta zona se le llama el barrio bancario porque es donde se concentran muchas sedes de bancos.

6. La Aegidientor

Ernst Grote era un comerciante al que se le antojó hacerse una casa peculiar, así que se hizo esta casa de ladrillo con forma escalonada. Más tarde fue ganando popularidad en la venta de sus productos, sobre todo el café, que era su producto estrella, y decidió utilizar la forma de su casa como logo de su marca de café «Ernst Grote Kaffee».

Por si tienes curiosidad, aquí va el logo de la marca de café de Ernst Grote, con su casa escalonada.

Y ¿por qué se llama el punto 6 «La Aegidientor»? Pues porque antes de la casa de Ernst se encontraba la puerta con la torre Aegidientor que formaba parte de la muralla de la ciudad. Pero vamos, que ya no queda nada y el interés turístico actual es la casa del señor cafetero Grote, así que podrían cambiarle el nombre a este punto.

7. La Aegidienkirche

Lo que vas a ver ahora es la fachada de una iglesia medieval que fue destruida durante un bombardeo en el año 1943. A partir de ahí nunca se llegó a reconstruir… sin embargo, para no dejarla abandonada a su suerte lo que han hecho es renombrarla como monumento conmemorativo de las víctimas de la guerra y la violencia.

La entrada es abierta y gratuita y dentro vas a encontrar una campana de la paz, regalo de Hiroshima, su ciudad hermanada. Puedes escuchar las campanadas de su torre 4 veces al día: 9:05, 12:02, 15:05 y 18:05. ¿Por qué siempre a los 5 minutos? Para que no se pise con el sonido de las campanas de las otras iglesias.

8. La piedra de los Espartanos

Se trata de un relieve que se encuentra en la pared de la iglesia Aegidienkirche. Su nombre original en alemán es Siebenmännerstein (piedra de los 7 hombres) que se encuentran rezando bajo la cruz. Nada del otro mundo.

9. La galería KUBUS

Se trata de una galería de arte moderno y como tal suele albergar exposiciones de nuevas promesas de Hannover. Aparte de la exposición de obras, también se llevan a cabo allí conferencias y enseñan educación artística a los jóvenes escolares.

Si sientes curiosidad, no te cortes que la entrada es gratuita.

10. El Arquero

Se trata de la escultura de un arquero apuntando al nuevo ayuntamiento, y más concretamente, al asiento del primer alcalde. Para recordarles a los políticos las consecuencias que tendrían si actuaran en contra del pueblo.

Esta escultura es una de las copias del escultor alemán Ernst Moritz Geyger. La escultura original de 4 metros de alto se encuentra en el palacio Sanssouci de Potsdam. La versión de Hannover es una réplica de bronce de 230 cm que puedes encontrar en la calle Rathausvorplatz.

En total se hicieron 4 copias más de la escultura del arquero a partir de la original de Potsdam, las otras cuatro son: esta de Hannover, una versión en cobre de 237 cm entregados a los padres del autor, otra que se encuentra a orillas del río Elba en Dresde y la última está expuesta en el parque Ebert en la ciudad alemana de Ludwigshafen. Un total de 5 arqueros enormes repartidos por toda Alemania.

Lástima que cuando fui estaban de obras y me perdí esta escultura 🙁

11. El Nuevo Ayuntamiento

Tienes ante ti uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad de Hannover. Se construyó entre los años 1901 y 1913 y como detalle curioso que sepas que fue pagado en efectivo.

Actualmente se utiliza como residencia del alcalde, también como punto de encuentro entre altos cargos políticos y sus puertas están abiertas siempre para que todo el mundo pueda visitarlo por dentro.

Dentro del ayuntamiento puedes visitar varias de las exposiciones permanentes de forma autónoma o con visita guiada, también puedes subir a la cúpula a través de su peculiar ascensor diagonal desde la que gozarás de unas estupendas vistas a la ciudad (cuesta 3,50€) y también puedes comer en su restaurante con vistas al lago del parque Maschpark.

12. El museo August Kestner

Su particularidad radica en el edificio en sí, también conocido con el nombre de la casa de las 5000 ventanas. Se construyó así porque era la única manera de conservar la fachada interior original del año 1889.

El museo es un recorrido a lo largo de la historia, desde la antigüedad hasta el presente. Dentro puedes encontrar cuatro exposiciones: arte egipcio, culturas antiguas, arte aplicado/diseño (con artículos desde la Edad Media hasta la actualidad) y monedas y medallas.

Por si te interesa visitarlo, que sepas que los viernes la entrada es gratuita 😉

13. El portal de armas

Originalmente fue una puerta de la cuadra de mulos, construida en el año 1736. Y como sobrevivió a los bombardeos, pues lo que hicieron fue mantenerla ahí como puerta del actual edificio de la administración de obras.

La verdad es que luce poco en ese lugar, pero por lo menos la han conservado.

14. La casa de Laves

Georg Ludwig Laves era un arquitecto que creó varios edificios en Hannover, entre ellos, la ópera. Y, por supuesto, también se hizo su propia casa a su gusto, que es esta. Actualmente es utilizado por la cámara de arquitectos de la Baja Sajonia.

15. El palacio Wangenheim

He aquí otro edificio construido por Georg Ludwig Laves. Se construyó entre los años 1829 y 1833 para el conde Georg von Wangenheim, y tras su muerte se instaló allí a vivir el último rey de Hannover, Jorge V.

Actualmente es otro edificio del estado, la sede del Ministerio de Economía, Trabajo y Transporte de Baja Sajonia.

16. La Waterloosäule

Se trata de un monumento conmemorativo de la batalla de Waterloo, en la que los prusianos, británicos y hannoverianos vencieron a Napoleón en 1815.

Esta columna de casi 47 metros de altura se construyó entre los años 1825 y 1832 siguiendo los planos del señor arquitecto Laves, como no.

17. La cascada

Llegamos al río Leine vigilado por los dioses del río, que es lo único que queda de la gran fuente original que había.

18. El puente Leineschloss

Este puente que se encuentra sobre el río Leine fue construido en 1686 por un arquitecto italiano y se le conoce como el puente italiano.

Lo que ves al fondo es el nuevo ayuntamiento.

El puente te lleva al palacio Leineschloss que fue construido en el siglo XII como convento franciscano. Más tarde, en 1636, se utilizó como residencia del duque Calenberg. Cuando Hannover se convirtió en reino se reconstruyó el palacio entero a manos del arquitecto Laves (de nuevo nuestro famoso arquitecto). Pero en el año 1943 se calcinó casi por completo. Años más tarde, se volvió a reconstruir y actualmente es donde se encuentra la sede parlamentario del gobierno de Baja Sajonia.

19. En la orilla alta

A raíz de que se produjera el asentamiento de la orilla alta (protegida de las crecidas del río) y se considerase a Hannover como ciudad libre, se comenzaron a construir murallas, torres e iglesias por toda la ciudad.

De echo, el nombre original de la ciudad es «Hon Overe» que significa «la orilla alta», haciendo alusión a esta parte del río Leine.

20. Las Nanas

Estas esculturas fueron creadas por la artista Niki de Saint Phalle, pero al principio no gustaron nada a los habitantes de Hannover. Aunque tras debatirlo, finalmente se quedaron y, de echo, hoy en día es uno de los mayores reclamos turísticos de la ciudad.

Los sábados puedes encontrar en esta zona un Flohmarkt o mercadillo, si te pilla bien puedes ir a curiosear lo que venden.

21. El casco antiguo

Al casco antiguo se accede a través de una puerta llamada Marstalltor que porta el escudo oficial del rey Jorge I de Gran Bretaña y Hannover. Esta puerta data del año 1714 y originalmente se encontraba en otro lugar, formando parte de las caballerizas.

Como dato curioso te contaré que antes de la II Guerra Mundial el casco antiguo era habitado por gente pobre, de echo, los ciudadanos de Hannover procuraban vivir lo más alejados posible del centro ya que allí se producía mucha delincuencia.

Tras estallar la II Guerra Mundial, los bombardeos destruyeron el casco antiguo de Hannover casi por completo. Sólo sobrevivieron 40 casas antiguas repartidas por todo el centro.

Durante la reconstrucción de Hannover, lo que hicieron fue trasladar esas fachadas y concentrarlas en algunas calles para que sea más fácil localizarlas y verlas. Y con esta reconstrucción, además, lo que hicieron fue acotar y hacer más pequeña el área del casco antiguo.

Así son las casas clásicas y originales de Hannover.

22. La casa burguesa

En la calle Burgstrasse vas a encontrar la casa burguesa más antigua de Hannover y data del año 1566.

23. La Kreuzkirche

Se trata de la iglesia más antigua de Hannover, construida en el año 1333. Su interior quedó totalmente destruido por la guerra, así que los elementos que tiene son añadidos que se fueron construyendo después de la II Guerra Mundial.

La iglesia está abierta a las visitas todos los días de 10:00 a 18:00.

24. La capilla Duve

Pegada a la iglesia Kreuzkirche está la capilla de Duve, que se construyó en el año 1655 y que contiene el panteón familiar de los Duve.

Johan Duve era un comerciante que hizo una buena fortuna. Es famoso en Hannover por su altruismo y ayuda desinteresada a la ciudad, aunque, por otra parte, las malas lenguas le echan en cara que se cobrara por detrás sus supuestas donaciones… Sea como fuere, el recuerdo que guardan en general es positivo y le hicieron hasta una escultura homenaje, que puedes encontrar en la orilla Leibnizufer.

25. La plaza Ballhof

Aquí encontramos el edificio más bonito de Hannover. Se trata del pabellón deportivo más antiguo de la ciudad, construido entre 1649 y 1664. Se utilizaba para juegos de pelota a cubierto, para protegerse del frío y la lluvia. Más tarde, también se utilizó como salón de actos y, finalmente, se usa como teatro.

La plaza Ballhof se construyó en los años 30 durante el proceso de reconstrucción del casco antiguo de Hannover.

26. El Museo Histórico

Es un museo que te narra la vida de los habitantes de Hannover durante los últimos cuatro siglos.

Su exposición más conocida es la de «750 años de Hannover» donde se muestra cómo ha ido cambiando la ciudad a lo largo de los siglos, desde la época del principado de Calenberg (recuerda que es el duque que llegó a vivir en el palacio de Leineschloss) hasta el final del reino de Hannover.

Otra de las grandes exposiciones que puedes encontrar es «Historia de la ciudad«, en la que verás cómo ha evolucionado Hannover desde que empezó como una ciudad rural medieval hasta la gran ciudad en la que se llegó a convertir en sus buenos momentos.

Aunque su elemento estrella es la carroza dorada, un coche de la marca Hanomag (empresa de Hannover que creó Georg Egestorff) que fue uno de los primeros coches alemanes en fabricarse en cadena.

Si vas un viernes, podrás entrar gratis 😉

27. El palacio Leineschloss

Ahora te vas a encontrar la parte delantera del palacio Leineschloss, la trasera ya la vimos a ras del río Leine.

En el siglo XII había ahí un convento de franciscanos que se tuvieron que ir de allí cuando vieron que ya pocos ciudadanos de Hannover seguían su religión.

En 1636 el duque de Calenberg trasladó su residencia a Hannover y la ciudad le cedió ese terreno, donde estaba el convento ahora vacío, así que el duque se construyó el palacio de Leineschloss.

En 1862, el arquitecto Laves le dio su toque personal al palacio y le añadió algunos detalles, como el pórtico clasicista.

Después estalló la II Guerra Mundial y los bombardeos destruyeron el palacio casi por completo, sólo sobrevivieron los muros exteriores. Así que en los años 60 se reconstruyó y actualmente es la sede del Parlamento de Baja Sajonia.

28. La casa de Leibniz

Gottfried Wilhelm Leibniz fue un filósofo, matemático, lógico, teólogo, jurista, bibliotecario y político alemán. Inventó el sistema binario que conocemos hoy en día y fue uno de los primeros europeos en reconocer a China como gran potencia mundial general.


Gottfried Wilhelm Leibniz

Nació en Leipzig, pero en el año 1676 se trasladó a Hannover a vivir en la original casa de Leibniz (que se encontraba en otra zona). Los bombardeos la destruyeron por completo, y como fue un habitante célebre de Hannover quisieron guardarlo como parte de su historia y homenajearlo. Para ello, a partir de fotos antiguas, se hizo una copia de la fachada original de la casa de Leibniz, que es la que hoy en día permanece (aunque es sólo la fachada, detrás hay un edificio normal usado como casa de huéspedes por la universidad).

29. La Kramerstrasse

Se trata de una pintoresca calle comercial, la favorita del casco antiguo por los ciudadanos.

En esta calle vivió un famoso maestro cervecero, Cord Broyhan. Este hombre inventó en 1526 una cerveza clara de fermentación alta, lo que convirtió a Hannover en una ciudad cervecera de las buenas. Así que no te olvides de probar una Broyhan, la cerveza típica y local de Hannover 😉

30. La Marktkirche

En el corazón del centro se encontraba el mercado, y sus alrededores estaban habitados por los artesanos y comerciales que vendían en el mercado. Así que, ahí mismo, en el siglo XIV se construyó la iglesia (de ahí el nombre de Iglesia del mercado) y el viejo ayuntamiento. Ambos de ladrillo visto al estilo gótico que se llevaba en aquella época por el norte de Alemania.

Como dato curioso, te contaré que en un principio estaba previsto que la torre fuera el doble de alta, pero se quedaron sin dinero… así que decidieron dejarla más corta y así se quedó.

31. El viejo ayuntamiento

El viejo ayuntamiento se construyó en dos partes, si te fijas, se puede apreciar bien la diferencia en la edificación.

Primero se construyó la parte más pegada a la Marktkirche, en el año 1410. Una construcción recta de dos plantas, la zona más sencilla que se aprecia.

Años más tarde, quiso demolerse este edificio porque ya no se usaba, entonces comenzó una protesta general con el arquitecto Conrad Wilhelm Hase a la cabeza. Ganaron y quedó en manos de este arquitecto su reconstrucción, y es cuando se hizo la segunda parte del viejo ayuntamiento manteniendo el estilo clásico, pero añadiendo más ornamentación y decoro.

32. La figura protectora

En la propia fachada del viajo ayuntamiento, por la calle Karmarschstrasse, vas a encontrar una cara de piedra haciendo burla.

Realmente no sé por qué han incluido este punto en la ruta de la línea roja, ya que ni los propios historiadores saben el significado de esta figura, sólo hay suposiciones…

33. El mercado

Bajo el nombre de Markthalle, se encuentra un gran edificio que alberga el mercado de Hannover.

En 1892 se inauguró el mercado de Hannover en el que se comenzaron a vender productos locales. Y fue bien hasta que en el año 1943 quedó totalmente destruido debido a un incendio causado por los bombardeos de la II Guerra Mundial.

A partir de que Hannover se convirtiera en la capital de Baja Sajonia, se empezaron a recoger firmas para reconstruir el edificio del mercado. Recaudaron 75000 firmas, lo consiguieron. Así que, se reconstruyó (o más bien se construyó, ya que se trata de un edificio nuevo que nada tiene que ver con el original) y en el año 1955 se produjo la reapertura del Markthalle. Y hasta el día de hoy, que sigue en pleno funcionamiento.

34. La City

Se trata de otra zona céntrica de Hannover, la más moderna. Es una amplia calle peatonal con muchas tiendas y restaurantes. De echo, es una de las pocas ciudades alemanas que cuenta con una zona peatonal de tiendas tan amplia.

35. El Kröpcke

El reloj Kröpcke es el corazón del centro urbano de Hannover y suele ser punto de encuentro de sus ciudadanos.

Se trata de una zona dentro de la City, así que es la misma calle peatonal con tiendas de todo tipo y muchos bares y restaurantes aptos para todos los bolsillos.

36. Monumento Ernst August

Frente a la estación de Hannover vas a encontrar la escultura de Ernst August a caballo. Suele ser también un punto de encuentro entre los ciudadanos.

El rey Ernst August I fue el primer rey de Hannover que vivió en Hannover y por ello se le recuerda en la ciudad de esta manera.

Ya has llegado al final de la ruta de la línea roja de Hannover, y como ves, te lo han dejado bien fácil para volver a casa o al hotel. Te puedes quedar un rato de compras o tomando algo y cuando te canses, pues tienes la estación al lado.

¿Qué es lo que más te ha gustado de Hannover?

You have Successfully Subscribed!