Seleccionar página

Most, que en checo significa puente, es una pequeña ciudad que se encuentra al norte de la República Checa, muy cerca de la frontera con Alemania, y de Dresde, motivo por el que se puede convertir en un interesante lugar para hacer una escapada en coche.

Es muy pequeña, por lo que me parece perfecta para una escapada de fin de semana o de un día (si te pilla muy cerca). Eso si, deberás visitarla entre mayo y septiembre, porque el resto de los meses cierran un montón de puntos de interés turístico (no entiendo por qué…). Pero es una ciudad para visitar cuando hace buen tiempo.

Yo estuve 3 días conociendo esta pequeña ciudad checa, aunque como fui en temporada baja, pillé muchos sitios cerrados 🙁 Pero no importa, porque por suerte me alojé en pleno centro en una casa muy cuca que reservé por booking (te dejo el enlace a los alojamientos de la zona, para que les eches un vistazo, no hay muchos, pero están muy bien de precio) y pude pateármela casi entera sin necesidad de utilizar el coche y con aparcamiento gratuito.

El paisaje montañoso de Most contrasta con la plana Alemania, así que si quieres ver algo totalmente diferente a lo que estás acostumbrada, ve a Most y prepárate para subir cuestas (aunque no tanto como en muchos pueblos españoles). Es una ciudad pequeña, no turística y con una historia peculiar, así que se merece una visita.

¿Qué visitar en Most en dos días?

Antes de nada te voy a contar lo que me parece más peculiar de esta ciudad checa. Es una ciudad que carece de casco antiguo, está la zona, pero no tiene nada que ver con lo que fue la ciudad antigua de Most. ¿Por qué?

Para empezar, en el año 1515 se produjo un gran incendio en la ciudad de Most que la dejó medio en ruinas. Hicieron grandes trabajos de restauración para conseguir arreglar el máximo de obras posibles, aunque muchas de ellas se perdieron…

Y por si el fuego no había destruído ya bastante historia de la ciudad, en el año 1964 la compañía Most Coal Company decidió demoler todo el centro para ganar más espacio para la expansión de su mina. Todo esto fue bajo el permiso y financiación del gobierno comunista de Checoslovaquia que gobernaba en ese momento. Así que se cargó un montón de edificios históricos de gran valor. Suerte, que lograron rescatar algunas cosillas…

Por este motivo, Most es una ciudad que no tiene muchas cosas para ver, se puede decir que es una ciudad nueva, hasta en información turística te dirán que no tiene mucho para ver. Por lo que me parece una ciudad perfecta para ver en un día o dos.

Ahora si, te cuento las cosas que vas a poder ver en 1 ó 2 días en Most (República Checa). Lo mejor que te va a ofrecer esta ciudad es:

Esculturas recolocadas

Son las esculturas que pudieron rescatar de la gran demolición del casco antiguo. Las han ido recolocando o repartiendo por la ciudad. Te voy a hablar de las más importantes y te diré dónde las puedes encontrar.

Escultura de St. Juan de Nepomuk

Originalmente se encontraba cerca de la puerta del lago, pero cuando en 1837 fue demolida, fue trasladada a otro lugar. Durante todos estos años ha estado cambiando de sitio, hasta que finalmente la han dejado en la zona de la Iglesia de la Asunción de la Virgen María.

Vas a encontrar una escultura barroca de arenisca que representa la figura de Juan de Nepomuk.

Columna con estatuas de st. Juan de Nepomuk y patrones provinciales

Un importante escultor austríaco creó en 1719 esta estatua para honrar a Juan de Nepomuk, Wenceslas y Vojtech.

Esta escultura también se encuentra en la zona de la Iglesia de la Asunción de la Virgen María, y ha sufrido numerosas restauraciones a lo largo de los años.

Alegoría de los elementos

Son cuatro estatuas creadas en 1715 que representan los cuatro elementos: tierra, aire, agua y fuego. Originalmente se encontraban en el Ayuntamiento del puente del Renacimiento, hasta que lo demolieron en el año 1880.

Tras dar muchas vueltas por Most, han acabado en los jardines del nuevo Ayuntamiento, en pleno centro de la ciudad.

Por desgracia estas esculturas han sufrido daños causados por el vandalismo y en los procesos de restauración se han perdido detalles originales.

Baptisterio en el atrio

Se trata de una pila bautismal de piedra de 1500 Kg, probablemente del siglo XV.

Originalmente se encontraba en la iglesia de Albrechtic, hasta que fue demolida. Esta pieza también ha sido restaurada y en la actualidad puedes encontrarla en los jardines del nuevo Ayuntamiento.

Columna de la peste

Fue creada en 1681 por un escultor italiano para recordar a las más de 1100 víctimas de la peste negra en Most.

Tras muchas reubicaciones, ha acabado en la llamada primera plaza de Most, también en el centro.

Fuente de la primera plaza

Como su nombre indica, se encuentra también en la primera plaza, en pleno centro.

Originalmente no se sabe si había algún elemento decorativo en el centro porque estaba vacío, así que durante una de las restauraciones decidieron añadirle un león checo sosteniendo el emblema de la ciudad de Most.

Cuando fui tenían la fuente decorada con motivos de pascua.

Parque Sibeník

Ninguna guía turística te va a recomendar visitar este parque, pero creo que se merece una visita. Se trata de un parque que está en el centro nuevo de la ciudad y formando una colina, así que prepárate para subirlo.

Este parque fue creado para darle al nuevo centro una zona verde. Y en un principio se utilizó como campo de entrenamiento militar, hasta que después de la segunda guerra mundial pasó a ser un parque de uso público.

Como ves la ciudad queda rodeada por numerosos montes. En uno de ellos (detrás del feísimo edificio negro) puedes ver el castillo de Most.

Lo mejor de este parque es que si consigues subir gozarás de unas bonitas vistas a toda la ciudad.

Además, cuenta con 2 parques infantiles para los niños, uno en la parte sur y otro en la parte noroeste. Y la última creación ha sido un gran skate park en la parte suroeste. Así que pese a la gran subida, seguro que los niños se lo pasan genial jugando en alguno de sus parques, que tienen el mismo estilo natural que los de Alemania.

Este es uno de los parques infantiles que vas a encontrar.

Y, por si fuera poco, también encontrarás en el mismo parque un museo, un restaurante y hasta cine de verano.

Crematorio y cementerio judío

Otro punto de interés turístico es el antiguo cementerio judío de Most.

Durante la II Guerra Mundial, la mayoría de los judíos que no pudieron huir, murieron. Y allí es donde iban siendo enterrados. Después de la guerra el lugar quedó abandonado, por lo que la vegetación comenzó a deteriorarlo todo. Hasta que decidieron arreglarlo y ponerlo bien lustroso para que puedan descansar en paz las víctimas de la guerra.

La entrada es gratuita y el lugar ha quedado precioso, está muy bien cuidado. Puedes darte un tranquilo paseo por allí sin problemas.

También cuenta con un monumento en honor a los soldados caídos durante la I Guerra Mundial. Y en las lápidas se pueden leer los nombres de personas reconocidas de su época.

Dentro del cementerio se encuentra el crematorio que fue construido en el año 1924. Este edificio ha sido reconstruído tanto por fuera como por dentro y actualmente contiene en su interior el Memorial a las víctimas de la segunda guerra mundial. El memorial documenta todo lo que le ocurrió durante la Segunda Guerra Mundial a la región de Most, allí encontrarás muchas fotografías, documentos, e incluso modelos de vehículos y aviones militares.

Castillo de Hněvín

El castillo es el principal punto de interés turístico de Most y lo más característico de esta ciudad. Se encuentra en lo alto de un monte del mismo nombre y data del siglo XII.

Su primer propietario fue Vaclav I, y de ahí ha ido teniendo muchísimos inquilinos más. La anécdota más curiosa ocurrió durante el reinado de Rudolf II, quien alojaba y mantenía bajo sus órdenes al alquimista Kelley Eduard que vaticinó la desaparición de la ciudad de Most, cosa que ya sabemos que se cumplió.

El castillo también fue asediado quedando en manos de las tropas suecas quienes lo destruyeron. Cuando lo recuperaron los checos, como tenían tan malos recuerdos del castillo y la guerra, decidieron borrar el castillo de la historia de Most y pidieron permiso para demoler las ruinas que quedaban de él.

La reconstrucción del castillo comenzó a partir del boom del turismo que se produjo en el siglo 19. Así que, desgraciadamente, como casi todo en Most, el castillo actual es una réplica del original.

¿Qué se puede hacer en el castillo?

La llegada al castillo es gratuita, puedes aparcar allí sin coste y darte un paseo por fuera bordeándolo entero y disfrutando de las vistas. Todo esto es gratis y muy bonito.

Dentro del castillo (no te cobran entrada por entrar) vas a encontrar un jardín y allí hay un restaurante donde podrás comer (cuidado que en temporada baja sólo ofrecen menú los fines de semana).

También está la torre de vigilancia a la que podrás subir para ver las vistas de la ciudad desde su punto más alto. Pero esta subida ya no es gratuita, así que prepara tus coronas que poca tarjeta aceptan en esta ciudad.

Y por último, también ofrecen una actividad llamada el taller del maestro Edwuard Kelley. Se trata de una divertida exposición que te cuenta la vida de este famoso alquimista, que predijo la desaparición de la ciudad de Most.

Iglesia de la Asunción de la Virgen María

Esta iglesia fue construida en el año 1517, tras el gran incendio, para reemplazar la basílica gótica que se destruyó casi por completo. Aún así, esta iglesia se quemó en el año 1578 debido a otro incendio que se produjo y se tuvo que restaurar.

Años más tarde, cuando se ordenó la demolición de la antigua ciudad de Most, reubicaron la iglesia en otro lugar para poder salvarla. Como dato curioso, que sepas que esta iglesia forma parte del libro Guinness de los records mundiales por ser la carga más pesada jamás transferida por ferrocarril.

Actualmente se encuentra a las afueras de la ciudad, pero en una zona verde y tranquila que ha quedado preciosa (lugar donde se encontraba la antigua ciudad de Most de la que ya no queda nada). Allí hay un lago, un parque para pasear, zona infantil de juegos, restaurantes y aparcamiento gratuito.

La iglesia de puede visitar por dentro, aunque tienes que pagar en efectivo (en coronas). Dentro, aparte de ver cómo es la iglesia (la única arquitectura gótica que ha sobrevivido en Most), vas encontrar una exposición con obras de arte góticas y renacentistas, información sobre cómo se trasladó la iglesia, una galería de arte con obras de artistas de los siglos 20 y 21, y podrás subir a la torre para ver las vistas de la ciudad.

Museos

Y si te queda tiempo, puedes ir a ver alguno de sus dos museos más importantes: el Museo Regional y/o el Museo Técnico.

El Museo Técnico es un atípico museo minero al aire libre con variedad de artefactos técnicos. Trata de explicar la historia minera y del procesamiento del carbón de la zona.

El Museo Regional se centra principalmente en la historia y en la naturaleza de la región de Most. Contiene una exposición de la historia geológica de la región, sobre la naturaleza de la zona, la vida de los residentes de la montaña o el gran amor de Johan Wolfgang Goethe. Una temática bastante variada que incluye, pinturas, esculturas y hasta mobiliario.

Este es el museo regional, en su patio exponen gratuitamente algunas esculturas.

Con todo esto ya has visto la ciudad de Most entera, no hay nada más. Bueno, en verdad ofrece más cosas de ocio y para ver, pero sus puntos fuertes de turismo y lo mejor de la ciudad son todas estas cosas que te he recomendado y enseñado.

Para mi los lugares más bonitos fueron la zona de la Iglesia de la Asunción de la Virgen María y la subida al castillo con las vistas a toda la ciudad. Sin lugar a dudas, es lo más bonito de Most y no te lo puedes perder.

¿Conocías esta ciudad checa?