Seleccionar página

Si me sigues en Instagram ya sabrás que estuvimos una semana de vacaciones en Tenerife en diciembre. Aprovechando que mi hermana se ha ido a vivir allí fuimos a visitarla y a hacer turismo para conocer la isla.

Como vamos con los niños, nuestra idea era hacer un viaje tranquilo sin muchos planes, pero al final, como son tan buenos, nos recorrimos la isla entera por todas las direcciones posibles y visitamos un montón de lugares y pueblos.

La capital, Santa Cruz de Tenerife, no me llamó nada la atención, la entrada es muy fea, aunque cuando te adentras en pleno centro te encuentras con algo mejor, aún así, no es muy espectacular. Sin embargo, tiene otros lugares que merece la pena ver, así que te voy a recomendar otros 5 pueblos o ciudades de Tenerife que me han parecido preciosos y que te recomiendo visitar si vas a la isla de vacaciones:

1. Puerto de la Cruz

Para mi, Puerto de la Cruz debería ser la capital de Tenerife, jajajaja. Es muy, muy turística, de hecho me dio la impresión de que había allí más extranjeros que españoles, pero precisamente, como es tan turística, está muy bien cuidada y arreglada para que te entre bien por lo ojos.

Sin lugar a dudas, me parece que es el lugar perfecto para alojarte si vas a ir a Tenerife de vacaciones. Ya que tiene de todo, muchos comercios, hoteles, restaurantes y oferta de ocio. ¡Y también tiene playa!

Vistas a Puerto de la Cruz en Tenerife.
Esta es la playa de Puerto de la Cruz con su característica arena negra, pero es muy suave y no mancha.

Además, se encuentra al norte de la isla que es la parte bonita de Tenerife porque es la que tiene más vegetación. Por lo que cualquier pueblo cercano te va a parecer precioso.

2. Garachico

Es un pequeño pueblo situado al oeste de la isla. Cuenta con una piscina natural bastante bonita y el pueblo está muy bien cuidado. Contrasta mucho ver que al otro lado del mar las vistas quedan cortadas por una gran montaña.

Otro punto a favor de este pueblo es que se nota que está preparado también para el turismo, facilitándote la visita por tu cuenta, porque han dibujado una línea blanca en el suelo marcándote un recorrido para que no te pierdas ningún punto de interés turístico. Al estilo la línea roja que me encontré en mi viaje a Hannover, me gusta mucho esta idea para poder ver de forma autónoma una ciudad.

La línea blanca que ves en el suelo no es para los coches, es la que te indica la ruta turística por el pueblo.
Vistas desde el mirador de Garachico.

En este pueblo te recomiendo, además, probar el helado de gofio y el de plátano, están deliciosos. Yo los probé en una heladería que está frente a la piscina natural.

3. Los Gigantes

Los Gigantes es otro pueblo muy pequeño que está más al sur. Tiene una mini playa de arena grisácea muy bonita y protegida por acantilados. De echo, todo el pueblo cae en acantilado y ver las casas empotradas en la montaña con el mar de fondo es un contraste que queda muy curioso y bonito de ver.

Este es el acantilado edificado de Los Gigantes.

Y lo que más me gustó de este pueblo es su piscina natural, que te regala unas vistas preciosas al mar y al pueblo, es la más bonita de las que vi. Y si el tiempo te acompaña, seguro que es un buen lugar para darte un baño tanto en la playa como en la piscina natural.

Piscina natural de Los Gigantes.

4. Taganana

Taganana es tan, tan pequeño que no sé si llamarlo pueblo o barrio, jajaja. Bromas aparte, Taganana tiene la playa más bonita de toda Tenerife, dicho por todos. Ahora bien, cuando te hablan de playa bonita te esperas un paisaje paradisíaco, pues para nada, porque a su vez es la playa más peligrosa, así que imagínate cómo será…

Se trata de un acantilado a ras del mar, que cae sobre una pequeña playa de arena donde el mar es siempre muy bravo. Es una playa para ver, no para bañarse. Y tiene un paseo por la roca muy bonito para que puedas adentrarte un poco hasta el mar y contemplar el mini pueblo entero y como rompen las olas.

La roca que ves al fondo es el paseo del que te he hablado, puedes andar por ahí y es gratuito.

El pueblo se ve en 5 minutos, pero merece la pena la parada porque el paisaje que vas a ver es totalmente diferente a lo que conocemos y estamos acostumbrados. Te sorprenderá.

5. El Teide

Si, lo sé, el Teide no es ninguna ciudad ni pueblo, pero es que de verdad que su paisaje y sus rutas son preciosas. Por supuesto que hay que ir al Teide si vas a Tenerife, es su punto fuerte, pero es que de verdad se lo merece.

El paisaje que hay a esas alturas es totalmente seco, es como un desierto, pero de piedras, y resulta asombroso de ver.

Además allí arriba hay muchas cosas para hacer, puedes subir en teleférico hasta la cima del Teide, hacer una de las múltiples rutas que hay por allí, tomar algo en el mirador con vistas al volcán o hacer una excursión organizada para ver lo mejor del Teide y a las mejores horas.

Esta es una de las rutas que hicimos en la que vas andando por la lava. Nos encantó.

Yo hice un par de mini rutas, una por el famoso billete de 1000 pesetas y otra para andar por la lava. También me estuve paseando por el paisaje lunar y me zampé un bocadillo en el mirador con vistas al volcán (nos dimos ese capricho de turistas). Te aviso que debes dedicarle un día entero a disfrutar bien de todo lo que te ofrece el Teide, que ya que subes, hay que aprovecharlo todo de allí.

Aquí tienes el paisaje lunar, parada obligatoria antes de llegar al Teide.
Y aquí tienes la típica foto del viaje a Tenerife.

Vi muchos más pueblos, pero sin dudarlo, te recomiendo ver estos 5 lugares como mínimo, además, visitándolos verás un poco de todo: playa y montaña, desierto y vegetación, bullicio y tranquilidad. ¡Para todos los gustos!

¿Añadirías algún pueblo más a la lista?

You have Successfully Subscribed!