Hace unos meses tuve la ocasión de pasar un par de días en Hannover, una ciudad Alemana situada en el norte del país. Antes de ir mis amigos alemanes me advirtieron de que me esperaba una ciudad fea y sin gracia, que no merecía la pena ir. Sin embargo, los españoles decían que estaba bien la ciudad. En este plan, fui sin ninguna expectativa.

Si me sigues en Instagram y en Facebook seguro que ya has visto algunas fotos de la ciudad y puedes juzgar por ti misma si es bonita o no. Yo volví encantada del viaje, fui con un plan a tiro dado, sólo tenía dos días y quería ver lo máximo posible y que el niño no se me muriera de aburrimiento, jajaja. Y lo conseguí 🙂

Mi plan era bastante tranquilo, dedicar un día a hacer turismo por el centro siguiendo la famosa línea roja y el otro día lo dedicaría a ver un famoso y enorme parque, que es el Wakitu. Un plan perfecto para mí y para los niños.

La línea roja de Hannover

Esta manera de conocer una ciudad me encanta. Consiste en seguir una línea que recorre toda la ciudad indicándote las paradas que tienes que hacer para ver lo más interesante de la ciudad. Este sistema ya lo había visto en Cádiz y al enterarme de que existía lo mismo en Hannover me alegró ya que me facilitaba mucho el hacer turismo, sobretodo teniendo en cuenta que tenía que ir tirando de un niño de 2 años y un bebé.

Esta es la línea roja que tienes que ir siguiendo por la ciudad para visitarla.

¿Dónde comienza el recorrido de la Línea Roja de Hannover?

Se lo han montado bien en esta ciudad porque el primer punto de la Línea Roja es la oficina de turismo, situada en la plaza Ernst-August-Platz, frente a la estación central. Yo decidí comprarme un librito para enterarme un poco de la historia de lo que me iba a encontrar en este recorrido, me costó 2€ y lo agradecí mucho. Y también puedes pedir un mapa gratuito donde te aparecen los parques infantiles, por si necesitas recurrir a ellos en algún momento.

Este es el libro que compré donde te explica todo lo que vas a ver durante el recorrido de la línea roja de Hannover.

La línea roja de Hannover cuenta con 36 puntos de interés turístico y dicen que se tarda unas 2-3 horas en visitarlo todo. Eso si no llevas niños, ni entras a visitar nada. Pero para que te hagas una idea, yo le dediqué un día entero (sin entrar a visitar ningún sitio), fui tranquila disfrutando de cada punto y dejando un poco de margen de juego al niño.

Personalmente creo que la mayoría de esos puntos son de relleno, así que los pasas de largo y listo. Sin embargo si que descubrí algunos rincones preciosos en esta ciudad que me la pintaban como fea, lo cual hizo que me fascinaran más. Si sigues este mismo recorrido tú también los hallarás y merece la pena.

No te quiero desvelar los puntos del recorrido en este post, porque creo que es más emocionante que vayas conociendo la ciudad siguiendo la línea roja. Pero si que te voy a decir los puntos que más me han gustado, que han sido: la Aegidienkirche, el puente Leineschloss y la plaza Ballhof.

La Aegidienkirche, puedes entrar a visitarla gratuitamente.
El puente Leineschloss
En la plaza Ballhof se encuentra este curioso edificio, es una buena zona para tomarse algo y descansar un rato.

El final de la línea roja de Hannover es la estación central desde la que puedes volver cómodamente a tu hotel o casa. Si es que lo tienen todo perfectamente pensado y hacen que se haga muy cómodamente el paseo turístico por la ciudad.

Me sobra tiempo, ¿qué más puedo ver?

Si ves que te va a sobrar tiempo puedes decidir entrar a visitar alguno de los puntos del recorrido. Hay muchos museos a los que puedes entrar, aunque si yo hubiese tenido más tiempo me habría gustado ver el nuevo Ayuntamiento por dentro y quizás el museo histórico también.

Este es el nuevo Ayuntamiento. Lástima que pillé la zona en obras y dificultaba un poco la visión de este edificio.

Y si quieres dedicarle otro día más a ver tranquilamente el centro de la ciudad, en el librito que compré ofrecen un intinerario extra que hace que te desvíes un poco de la línea roja, así que quizás en otro día aparte se vea más tranquilamente.

El itinerario extra de la línea roja de Hannover cuenta con 6 puntos de interés turístico, que se ven en unos 45 minutos (al menos eso dicen). Yo me quedé con las ganas de pasear por el Maschpark, un parque al que me asomé de pasada y me regaló unas vistas a un gran lago.

Y si quieres disfrutar aún más del centro de Hannover, puedes dedicarlo a tomar algo en alguna terraza de La City y recorrer sus largas calles llenas de tiendas.

Parque Wakitu

El parque infantil Wakitu se encuentra dentro de otro gran parque llamado Eilenriede Park que se encuentra integrado en la ciudad. Este parque es tan grande que te podrías pasar el día entero recorriéndolo, aunque yo preferí quedarme sólo en la zona de juegos del Wakitu, ya que el segundo día lo dedicamos a hacer algo que le gustara al niño, jugar.

Cuando llegué al parque Wakitu, me quedé con la boca abierta. Es un parque infantil enorme y con muchos columpios diferentes a los que acostumbramos a ver. Osea, perfecto para los niños. Además, por la mañana sueltan por allí a niños de varias Kindergarten y por la tarde salen a jugar con los padres, por lo que siempre lo vas a encontrar lleno de niños.

Esta es una pequeña parte del parque Wakitu y siempre está lleno de niños.

Otro punto a favor de este parque es que tiene aseos gratuitos, ¡así que aprovecha! Que ya sabemos que en Alemania eso es un lujo difícil de encontrar, ya que todos los aseos públicos suelen ser de pago.

¿Qué más puedo visitar por la zona?

Si no te apetece quedarte todo el día sentada en un banco viendo como juegan los niños, puedes recorrer cualquier otro punto del parque Eilenriede. Yo no lo he visitado, pero en el mapa aparece un lago y seguro que hay más parques de juego infantiles.

También hay un mini golf y lo que si me han recomendado es visitar el zoo de Hannover, dicen que es muy bonito y no queda lejos.

También descubrí una zona de tiendas y restaurantes enorme y que me gustó más que la del centro de Hannover, que se ve demasiado enfocado a timar al turista, se trata de la Edenstrasse. Allí hay muchas opciones para comer, apto para todos los bolsillos y muchas tiendas para ver. Es una zona que tiene mucha vida.

Calles anchas y largas llenas de restaurantes, tiendas y vida, es lo que vas a encontrar en la zona de Edenstrasse.

Al final volví encantada de esta visita fugaz a Hannover, entre la visita turística tan sencilla gracias a la línea roja y el super parque para el niño, creo que todos volvimos a casa bastante contentos con esta ciudad. Y para rematar nos hizo unos días buenísimos, fuimos en septiembre e íbamos en camiseta de manga corta, todo un logro para este país.

Ya sabes, no te quedes con lo que te dicen, para los alemanes es una ciudad fea, pero los españoles le encontramos su encanto, quizás sea porque es diferente a lo que hay por España y para los alemanes es más de lo mismo. Sea lo que sea, yo digo que cada ciudad tiene su encanto y hay que saber encontrarlo y quedarse con eso 🙂

¿Conoces algún otro rincón de Hannover que recomiendes visitar?