Trödelmarkt: El rastro o mercadillo alemán

Trödelmarkt: el rastro o mercadillo alemán

Una de las cosas que hecho de menos de España es el rastro o mercadillo que ponen por las mañanas una vez a la semana, donde venden ropa muy barata (y también fruta y aceitunas). Hay gente a la que no le gusta, pero a mi me encanta la ropa que venden y sobre todo los precios. Pero en Alemania ese tipo de mercadillo tal y como lo conocemos nosotros no existe. Buscando, lo más parecido que he encontrado es el Trödelmarkt.

¿Qué es el Trödelmarkt?

Se trata de un tipo de rastro o mercadillo que se organiza en Alemania, pero a diferencia del español, aquí lo que se suelen vender son objetos y ropa de segunda mano. Digamos que es más parecido a los mercadillo de segunda mano que también se montan en España, pero no al rastro de ropa nueva barata.

Además, los Trödelmarkt no se montan semanalmente como los rastros de España (ya sabes que cada día de la semana se monta en una zona diferente de la ciudad), sino que se organizan X al año y de ello te enteras por carteles o por el periódico.

Al lado de donde vivo hay una explanada donde se suelen montar los Trödelmarkt de mi ciudad y hay un gran cartel donde te avisan con antelación los días en los que se organizarán durante el próximo año. Normalmente suelen ser los sábados o domingos, nunca entre semana.

cartel-trödelmarkt-cottbus

A mi la verdad es que este tipo de mercadillos alemán no me llama la atención, ni los españoles de segunda mano tampoco, nunca me parece ver nada útil o que me interese, porque suelen vender objetos antiguos que parecen de coleccionista o cosas que se ven bastante usadas, aunque también puedes encontrar libros, juguetes usados, videojuegos y algún adorno artesano (estos si son nuevos). Por ello, normalmente no suelo pasearme por los Trödelmarkt.

Pero este año han organizado un Trödelmarkt específico de cosas de niños, y éste si que me ha parecido más interesante y he visto cosas más útiles y mejor conservadas. En el Baby & Kinderflohmarkt puedes encontrar sobre todo ropa de bebés y niños, igualmente es de segunda mano, pero está súper bien conservada y cuidada, parece nueva y a un precio muy económico. Cuando fui no me hacía falta nada, pero ya he anotado la fecha del próximo que van a organizar y me prepararé una lista con cosillas que me hagan falta para comprarlas allí, además, para entonces ya habrá nacido el bebé y seguro que podré encontrar alguna cosilla que me falte a un precio muy barato.

También vendían muchos juguetes, libros y cualquier tipo de cosas relacionadas con el mundo del bebé, todo de segunda mano. En general se ve que está mucho más cuidado que las cosas que se venden en el Trödelmarkt normal, y claro, así si que se anima una a hacerse con alguna ganga. Aunque he de decir que vi poca oferta de accesorios como sillas de coche, cochecitos, tronas,… y este tipo de cosas que siempre necesitamos para los niños.

Puesto del trödelmarkt

Para mi sorpresa también vi que montaron un carrusel para niños en el mismo recinto y, por supuesto, nunca falta algún puesto de comida, vaya, que está pensado para pasar allí el día tranquilamente, ya que el horario de apertura suele ser de 10:00 a 15:00 (lo que aquí viene a ser mañana y primera parte de la tarde).

El día que fui a cotillear lo que se cocía por el mercadillo de cosas de bebés y niños hacía muy buen tiempo y aquello estaba llenísimo de familias con niños, parecía el plan familiar de un domingo soleado. Estaba todo Cottbus allí comprando y pasando el día.

Carrusel del trödelmarkt

Nosotros fuimos a ver si encontrábamos algún laufrad para el niño, pero no encontramos ninguno apropiado para él, así que nos dimos una vuelta y acabamos en un parque cercano, que estaba lleno de niños porque parecía el punto final donde acabar el día de compras de mercadillo, jeje.

Aún así me gusta más el rastro español, pero bueno, al menos debes conocer esta alternativa alemana. Aunque, una vez que pasé por Polonia (Cottbus está en la frontera con Polonia) pude ver un mercadillo del mismo estilo a los españoles, yujuuuu. Me sorprendió y encantó, vi que vendían el mismo tipo de ropa y más cosas, tengo que volver otro día a verlo más tranquilamente, porque aquello pintaba interesante.

A mi me encantaba volver a casa llena de bolsas del rastro por poquísimo dinero. ¿Te gustan más los rastros españoles o los alemanes de segunda mano?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *