El plastinario de Guben en Alemania

El plastinario de guben: un museo alemán

Al fin he tenido la ocasión de visitar el famoso Plastinarium de Guben, que lo tenía pendiente desde hace unos meses y hasta ahora no me había decidido a ir.

¿Sabes qué es el Plastinario? Se trata de la mayor exposición de seres vivos conservados mediante la técnica de la plastinación. Tienen exposiciones permanentes e itinerantes por todo el mundo, pero la principal y la más grande es la de Guben, y me pilla a solo media hora de camino 😀 Así que era una visita obligada si o si.

Plastinarium de Guben
La fachada es de un edificio clásico alemán, no llama la atención. Menos mal que han colocado en la puerta un gran letrero con el nombre.

Te voy a contar qué vas a ver en un plastinario, por si tienes alguna exposición cercana y el nombre te suena a chino 😉

¿Qué vas a encontrar en el Plastinario de Guben?

En general, se puede decir que vas a ver por un lado seres humanos y sus órganos plastinados y por otro animales. No sé en el resto de exposiciones pero, en la de Guben, la sección más completa es la del ser humano.

La parte más extensa es la de los seres humanos plastinados, ocupan la mayoría de la exposición. ¿Qué vas a ver? Pues tanto cuerpos enteros de personas, como órganos sueltos, esqueletos, cortes transversales,… Todo lo que un día estudiaste y más. Me pareció perfecto para aprender un poco más sobre nuestro cuerpo.

persona plastinada

Lo que más me llamó la atención fue ver el aparato digestivo estirado, ¡parece increíble que todo eso nos quepa dentro! Por mucho que te lo hayan contado en la teoría, verlo en directo impresiona más. Y también me sorprendió comprobar que un embrión de 5 semanas de gestación ¡ya tenía forma de bebé!

Por otro lado también puedes encontrar una pequeña sección de animales plastinados. Esta parte es más sencilla, vas a ver algunos animales plastinados enteros y algún que otro órgano de algunos de ellos, pero no muchos que con la cantidad de animales que hay no habría sala para todos.

avestruz plastinado

De esta sección quizás pueda llamarte la atención encontrar algún animal grande plastinado, pero por ver el tamaño real del animal, como las jirafas que me encontré yo, que ocupaban casi media sala.

También hay una zona en la que puedes ver a los trabajadores plastinando, que es otro de los atractivos de esta exposición, que puedes ver en directo cómo trabajan y a su vez preguntarles y enterarte mejor acerca de la plastinación como técnica de conservación.

Ya me habían recomendado ir entre semana para ver a los trabajadores, pero al final fui un sábado y todas las mesas de trabajo estaban vacías 🙁 Pero bueno, a cambio pudimos disfrutar de toda la exposición para nosotros solos, no había nadie, así que pudimos ir tranquilamente a nuestro ritmo. Y, de todas formas, ya tenemos excusa para volver al plastinario.

¿Cómo ir al plastinario de Guben?

Como ya he comentado, la exposición principal se encuentra en Guben que es un pueblo alemán situado en la frontera con Polonia. La dirección del Plastinarium es Uferstraße 26, 03172 Guben.

ubicación plastinarium
Tomando como referencia Berlín, te puedes hacer una idea de dónde se encuentra el pueblo de Guben.

La entrada nos ha costado 12€ por adulto y el niño gratis (tiene casi 2 años). Es carilla, pero lo que vas a encontrar dentro es sorprendente y muy didáctico. Lo más parecido que había visto fue cuando en bachillerato me llevaron de excursión a la facultad de medicina para ver los cadáveres que tenían los estudiantes para hacer prácticas. Pero te aseguro que el plastinario me ha resultado más didáctico y menos desagradable.

El horario del plastinario de Guben es de viernes a domingo de 10:00 a 18:00. Así que si quieres ver a los trabajadores en acción debes ir el viernes. Se ve que el resto de la semana dejarán que los pobres hagan su trabajo tranquilamente.

Nosotros fuimos con el niño porque me habían dicho que los niños se lo pasan genial allí, aunque la verdad es que él se aburrió, quizás a los niños un poco más mayores que tengan ya curiosidad por aprender les resulte más llamativo. Pero yo no la recomendaría para niños pequeños, no por la exposición en sí, sino porque se van a aburrir, no es un espacio para jugar, sino para aprender y curiosear.

panfleto plastinario

Una de las cosas que me ha llamado la atención de esta exposición es que no impresiona ver a las personas plastinadas, el resultado es como si fueran escultura hechas de plástico, artificiales. Impresiona mucho más ver a una persona conservada en formol o a un animal disecado, se ven más reales y si que da la impresión de que son cadáveres. Pero los seres vivos plastinados no. Sé que al fin y al cabo son también cadáveres, pero el acabado que tienen no busca el realismo del ser vivo que fue, sino que busca conservar en perfecto estado las partes del cuerpo para que podamos aprender más de él.

La verdad es que, si eres curioso, merece la pena visitar una de estas exposiciones, tienen un alto nivel de detalle que hará que no puedas dejar de examinarlos. A mi la parte que más me gustó es la del ser humano, ver cómo son nuestros órganos, músculos, esqueleto,… todo a tamaño real y muy de cerca.

¿Conocías este tipo de exposiciones?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *