El verano en Alemania

Verano en Alemania

Como ya sabes me vine a vivir a Alemania en marzo (ya te conté cómo es la primavera en Alemania), así que básicamente me he librado del invierno alemán. Pues ahora que el verano se va, es momento de que haga balance de esta estación y te cuente cómo es el verano en Alemania.

Lo primero que me ha seguido llamando la atención es la cantidad de horas de luz que hay en Alemania, muchas más que en España. En primavera ya tuve mi primer choque, pero es que el verano se puede decir que ha sido muy luminoso. Con el sol saliendo a las 4:45 de la mañana y poniéndose a las 9:30 de la noche, tienes luz para aburrir.

Lo peor de esto es que no tienen la costumbre de hacer casas con persianas, así que si no quieres pegarte el madrugón del verano, ya te puedes ir buscando unas buenas cortinas, estores, antifaz o lo que pilles, para oscurecer bien la habitación, porque si no la exagerada claridad matutina te va a hacer despertarte muy pronto.

Casas alemanas sin persianas
Esta es la fachada de una casa alemana y no vas a encontrar ninguna persiana en las ventanas.

Por otra parte, lo más característico del verano alemán son las tormentas de verano. Es la estación en la que más llueve, aunque no es una lluvia incómoda y tan bestia como la española, sino más bien una lluvia constante y fina. Menos cuando cae la tormenta, ahí si que te cae una buena manta de agua, pero no suele durar mucho tiempo.

Las tormentas de verano las identificas porque de repente empieza a levantarse un viento muy sospechoso, fuerte y que parece que va en aumento. Si notas eso, corre y refúgiate, porque en breve comenzará a caer la tormenta en sí, con lluvia, rayos y truenos. Menos mal que normalmente han caído al anochecer y verlas desde la casa y bajo techo es muy bonito.

Lluvia en Cottbus

A parte de las tormentas de verano, está la lluvia que va manteniendo la vegetación tan verde y bien alimentada. Prácticamente todas las semanas llueve, pero es una lluvia muy fina, casi chispeo. La mayoría de las veces, no te impide seguir con tus planes, y además, como hace calor, pues la calle se seca enseguida.

También hay que tener en cuenta, que aunque te llueva por la mañana, eso no quiere decir que se vaya a tirar todo el día lloviendo, sino que te puede sorprender una estupenda tarde soleada y calurosa. No hay que dejarse engañar por la lluvia, que no suele prolongarse mucho en el tiempo.

En cuanto a la temperatura en verano la definiría como inconstante, se tira todo el verano con altibajos. De hecho, me he dado cuenta que no puedes hacer un cambio completo de armario, ni se te ocurra guardar toda la ropa de invierno, porque la manga larga y la chaqueta te harán falta más de un día.

Y esto ocurre porque las tormentas de verano se encargan de refrescar el ambiente. Básicamente suben las temperaturas hasta que llega un punto en el que llueve, se refresca todo y bajan las temperaturas, y vuelta a empezar.

Diría que la temperatura ha oscilado entre los 19º y 32º. Así que imagínate, si vives en Alemania te vas a tener que acostumbrar a mirar el tiempo a diario para saber cuánto te tienes que abrigar o no. Y el día que haga calor, aprovecha y ve a remojarte a un lago o a la piscina, porque la verdad es que no son muchos los días en los que se superan los 30º. En general puedes pasar el verano con pantalón largo y manga corta sin pasar ni frío ni calor. Lo que viene a ser el inicio de la primavera española (o al menos andaluza).

Lago Ströbitzer en Alemania
Este es el lago Ströbitzer, el que nos pilla más cerca de casa.

Con el buen tiempo que hace en verano en Alemania, pues también es una época en la que tienen lugar muchas ferias locales. En junio pude ir a la feria de Cottbus a ver cómo se lo montaban por aquí, y si estás pendiente del periódico te puedes enterar de las ferias que se van organizando en los pueblos cercanos y hacerte una ruta festiva. ¡Pues igual que en España!

Feria alemana
En junio pudimos disfrutar de la feria de Cottbus.

Además, en verano se suele ver mucho movimiento por la calle, las familias salen a disfrutar del buen tiempo, también se organizan muchas barbacoas y los parques se llenan de niños. Y es que viviendo aquí aprendes que si hace buen tiempo, tienes que aprovecharlo y salir, no puedes hacer planes porque si planeas te puede llover…

Todo lo que acabas de leer es lo que vas a encontrar en Alemania si la visitas en verano, bueno más bien en julio y agosto, porque septiembre es otro cuento, aunque en teoría siga siendo verano ha sido llegar el 1 de septiembre y cambiar totalmente el clima…

En septiembre cambia drásticamente el tiempo, ha sido empezar septiembre y despedirse el verano hasta el año que viene, las temperaturas han bajado, hemos tenido que rescatar sudaderas y abrigos y también empiezas a darte cuenta de que las horas de luz se acortan a una velocidad asombrosa. Aquí es cuando te das cuenta de que el verano alemán se hace corto.

Davinia y Naím en el parque alemán
Hemos tenido que sacar en septiembre la ropa de abrigo porque han bajado mucho las temperaturas.

De repente he notado que anochece mucho antes, el cielo se ha cubierto de nubes que no dejan pasar casi ni un rayo de sol, ha llegado el frío que te obliga a sacar los abrigos y pañuelos, los parques están más vacíos, empiezas a moquear y es momento de ir encendiendo los radiadores de la casa. Winter is coming!

¿Prefieres el calor o el frío?

Un comentario sobre “El verano en Alemania

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *