Los buzones: así funciona la correspondencia en Alemania

Los buzones: así funciona la correspondencia en Alemania

Te puede parecer un tema un poco tonto, pero algo tan simple y, aparentemente normal, como son los buzones o el sistema de correspondencia tiene un funcionamiento distinto aquí en Alemania de lo que conocemos en España.

En España los pisos se distinguen por plantas y letras (o números), y es lo que aparecerá en el telefonillo para saber a quién estamos llamando. Y, aunque en los buzones suele aparecer el nombre de la familia y piso y puerta (aunque en ocasiones sólo aparecen los nombres), normalmente, si quieres que te llegue una carta o un paquete tienes que indicar exactamente el número del portal, piso y puerta. Pues en Alemania la cosa funciona de otra manera.

Aquí en Alemania, las casas se identifican por el Familien name (apellido de la familia), y es ahí donde llega la correspondencia, no importa el piso o puerta que le corresponda a cada casa en un bloque de pisos, de hecho, no los verás en ninguna parte indicados. Aquí cada casa se identifica por el apellido de la familia y debes señalarlo en el buzón, telefonillo y timbre de la casa.

Telefonillo con el apellido familiar

Los buzones suelen estar en el exterior de los portales, y cualquiera puede ver dónde vive cada familia, está a la vista. De hecho, si vas andando por la calle y te acercas a los buzones podrás comprobarlo. Y es necesario para que el cartero o mensajero sepa dónde tiene que entregar la correspondencia. Es más, si en la carta o paquete no indicas en Familien name, no te lo entregarán, y ya puedes ponerte en la puerta a esperar a que llegue el cartero que ni aún así te la va a entregar. Ya le pasó a Daniel una vez, pidió que le llevaran un paquete a la oficina y al no indicar su nombre exacto, el mensajero se negó a entregárselo.

Por cierto, también nos hemos dado cuenta de que a los alemanes les encanta enviar cartas. Todo va por correspondencia, y no me refiero a los particulares, sino al estado, los bancos,… Todo lo comunican por carta. Y si te tienen que dar algún papel, el documento final o lo que sea, te tienes que esperar a que te llegue por correos, no te lo van a dar al momento. Y si no te llega, pues te va a tocar visitarlos de nuevo y con suerte te lo darán y si no, pues a seguir esperando.

¿Y qué pasa si no quiero poner mi apellido en el buzón? Pues que directamente no recibirás ningún tipo de carta o paquete, sea importante o no. Es obligatorio indicar tanto en la carta como en el buzón el apellido de familia, si en alguno de los dos sitios no se indica, no recibirás la correspondencia. Así que no te queda otra que “exponer públicamente” el apellido familiar. El lado bueno de esto, es que si no recuerdas bien la casa de alguien a quien quieres visitar, puedes buscar el apellido en el buzón, no tiene pérdida 😛

buzones alemanes

 

Otro tema relacionado con los buzones es el de la propaganda. Nada más llegar a la casa y colocar el apellido de la familia, empezó a inundarse nuestro buzón de propaganda de supermercados, tiendas de ropa, de muebles y de todo tipo de tiendas, además de periódicos gratuitos. Al principio como andábamos perdidos en una casa vacía de muebles lo agradecimos, así empezamos a conocer las tiendas que hay por Alemania, pero después nos empezó a cansar. ¿Vamos a recibir siempre tanto papelejo?

Pues no. Preguntamos y nos contaron cómo funciona el tema de la propaganda en los buzones. Y es que si no quieres recibir publicidad tienes que indicarlo en el buzón: “Keine Verbung“, si pones eso no te meterán propaganda, pero si que recibirás los periódicos gratuitos. Y si pones “keine Kostenlosen zeitungen“, tampoco recibirás los periódicos gratuitos. Si no quieres recibir nada de nada, tendrás que poner una pegatina que diga “Keine Verbung und Keine Kostenlosen zeitungen“.

No quiero recibir propaganda

Nosotros sólo tenemos puesto que no queremos recibir publicidad, porque en los periódicos puedes encontrar cosas interesantes como eventos o la subasta de bicicletas con la que conseguimos 2 bicis por 11€. En teoría no nos deberían enviar propaganda, peeero, lo que hacen es esconderla en los periódicos y ahí te la cuelan, pero bueno. Y si encima te digo que a la pegatina se le está yendo la tinta… veremos a ver si no nos empiezan a inundar con más propaganda de la que ya nos cuelan en los periódicos.

Nuestro buzón alemán

 

Periódicos y propaganda

Y para acabar con el tema buzoneo, me llamó la atención leer en los periódicos gratuitos anuncios ofreciendo trabajo de repartidor de periódicos a los adolescentes de 15-16 años. Esto me suena a película americana, pero en Alemania también funciona así. Quienes se encargan de repartir los periódicos gratuitos y la propaganda son adolescentes, es su primer trabajo y me parece estupendo que promuevan el trabajo. Me parece una buena oportunidad para que los adolescentes se saquen su dinerillo trabajando.

Anuncio buscando repartidor de periódicos en Alemania
Este es el anuncio en el periódico ofertando empleo como repartidor de periódicos.

Como ves, en algo tan común como son los buzones se pueden ver diferencias culturales. Nunca me había parado a pensar en que podría existir disparidad en esto, pero hasta en los pequeños detalles te das cuenta de que cada cultura tiene sus costumbres y su manera de hacer las cosas.

¿Qué te parece este sistema para identificar las casas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *