Pi Pa Po de Cottbus: un parque de juegos infantil cubierto

Pi Pa Po de Cottbus: un parque de juegos infantil cubierto

Hace dos domingos, viendo que el tiempo parecía no tener muy claro si quería soltar la tromba de agua o no, decidimos buscar un plan alternativo para no quedarnos en casa, que ya sabes que una tarde en casa con un bebé se puede hacer muy larga. Entonces Daniel recordó haber visto un día de camino un tobogán saliendo de un edificio, lo investigamos por internet y resultó ser un parque de juegos infantil cubierto. Perfecto, ya teníamos planes para esa tarde.

Pi Pa Po Cottbus

El parque de juegos infantil está en Cottbus y se llama Pi Pa Po (Spiel, Spass, Sport). Se trata de una antigua piscina cubierta que han habilitado como zona de juegos infantil con un montón de actividades para los más pequeños de la casa. La entrada sale a unos 3,50€ por persona, pero a nosotros nos lo dejó en 6€ para los tres (dos adultos y un bebé) por pasar toda la tarde. Supongo que la temporada fuerte es en invierno y ahí será un poco más caro, ya lo comprobaremos.

Antes de entrar al recinto tienes que descalzarte, hay una zona con estanterías donde se dejan los zapatos, me llamó la atención que no va bajo llave ni custodiado por nadie (como ocurre en las boleras, por ejemplo), pero claro, ¿quien se va a llevar un par de zapatos usados? Aparte de eso hay una zona de taquillas por si quieres dejar el bolso o las pertenencias.

Dentro encontramos mucha variedad de ocio para los niños: el típico parque de bolas gigante, camas elásticas, una zona con bloques para construir, un pequeño laberinto y una pista de coches y triciclos. Nosotros no nos cortamos un pelo y lo catamos todo 🙂

Nosotros construyendo con bloques de plástico

 

Nosotros en la piscina de bolas

 

Zona de coches del Pi Pa Po

También encontramos una zona para bebés y, aunque íbamos con uno, no nos quedamos por allí mucho rato. A Naím le gusta explorarlo todo y nosotros queríamos divertirnos también. En la zona de bebés había un tobogán muy pequeño que daba a una mini piscina de bolas, una casa y columpios. Es más bien un espacio para separarlos de los más mayores cuando aquello se llena de niños.

Zona de bebés del Pi Pa Po

Y para los más mayores había: canastas de baloncesto, escalada, mini campo de fútbol y mesas de hockey y ping-pong. De esa parte no probamos nada, aunque otro día si puedo me pondré a escalar la pared, que nunca he probado algo así.

No hay que olvidarse de los adultos, para los padres había una cafetería (no me fijé en los precios así que no sé si está bien o es cara) y muchos sofás y sillones para descansar mientras los niños se agotan jugando por todo el recinto. Nosotros fuimos a pasárnoslo bien, así que ni cafetería ni sillones ni nada, disfrutamos de todo el parque infantil en familia.

Cafetería Pi Pa Po
Esta es la zona de la cafetería.

Al ser un sitio cerrado y con cristaleras por todas partes, hacía el efecto invernadero y hacía bastante calor. En general, me da la impresión de que Alemania está preparada para el frío pero no para el calor. No tenía aire acondicionado y las ventanas abiertas se quedaban un poco cortas, pero bueno, con ropa de verano tampoco era muy asfixiante.

Yo creo que este tipo de parques cubiertos están pensados más bien para el invierno, cuando hace frío y la temperatura no invita mucho a salir a la calle y seguramente que con toda la cristalera haciendo el efecto invernadero se estará de maravilla. De hecho, cuando fuimos había muy pocos niños y estoy segura de que en invierno se llena. Ya volveremos más adelante a ver qué ambiente hay en invierno.

Aunque Naím es demasiado pequeño para sacarle todo el provecho posible al parque, aún así se lo ha pasado genial y ha acabado agotado y, dicho sea de paso, los padres también nos hemos divertido con la excusa de acompañar al bebé en cada actividad, lo hemos catado todo. De hecho, no sé quién de los tres se lo habrá pasado mejor, jajaja.

Nosotros en el tobogán

Me ha recordado a un parque infantil al que iba cuando era pequeña en Móstoles, se llamaba el planeta Welby y me encantaba, siempre pedía a mis padres ir allí. Tenía 4 plantas la zona de juego y era una odisea encontrar los toboganes, tengo el recuerdo de que era enorme. Y también tenía algún carricoche, mini golf, cafetería,… pero lo que más me gustaba es el gran parque gigante de bolas de 4 plantas *-*

¿Recuerdas haber ido de pequeña a un parque infantil de este estilo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *