La adaptación a Alemania: ¿qué tal la llevamos?

Una de las preguntas que más se está repitiendo desde que vinimos a vivir a Alemania es “¿qué tal lleváis la adaptación?”. Y es normal esa curiosidad, hemos cambiado de país y de costumbres, y normalmente todo esto requiere de un proceso de adaptación que se suele llevar mal.

Las experiencias que conozco o he leído de otros españoles que emigran a Alemania no son buenas, al menos al principio. Siempre he escuchado que la adaptación a este país es muy dura, que lo pasan fatal. Aunque, con el paso de los años parece que la cosa mejora.

¿Qué tal nuestra adaptación a Alemania?

Pues para sorpresa de muchos, lo llevamos muy bien. Nos sentimos muy cómodos y bien acogidos en este nuevo país. Al menos en Cottbus la gente es muy acogedora y sociable, ¡si casi que tenemos más vida social que en España! Pero mejor vamos a analizar este período de adaptación por partes:

Clima

Se supone que si pasas del calor español al frío alemán lo pasas mal… Creo que eso más bien depende de las preferencias de cada uno. Por mi parte, llevaba ya muchos años viviendo en una ciudad donde es verano todo el año y tenía ya ganas de un cambio, quería irme a vivir a una ciudad de invierno.

Y se supone que lo he conseguido y estoy contenta por ello, aunque hay un pero, y es que no hace tanto frío como lo pintaban. Me esperaba un país mucho más frío, donde tienes que cargar con el abrigo durante todo el año, y no es así, realmente los únicos meses de frío son los 3 de invierno, el resto del año tiene una temperatura buena. Vaya, que no es de esos países de los que te hartas de ver nieve.

Davinia y Naím jugando en el jardín
Algunos meses el clima te invita a llevar abrigo, pero bien abrigado no se pasa frío en la calle.

Aún así pienso que hemos hecho bien en mudarnos casi en primavera, por si acaso, así disminuimos el choque climático. Así hemos pasado del invierno andaluz a la primavera alemana, que en un principio han tenido temperaturas similares, aunque más tarde ya nos topamos con los inesperados 30º alemanes (creí que aquí no llegaban esas temperaturas).

Así que por el momento, nos gusta el clima de esta ciudad alemana. Y no sé si tendrá que ver, pero nos han dicho que es la segunda ciudad más cálida de Alemania.

Alemanes

“¡Los alemanes son muy cerrados y muy secos!” ¿Dónde? Porque aquí nos están recibiendo todos con los brazos abiertos, y encima hemos caído en un bloque de vecinos donde cuando sale el sol hay barbacoa vecinal día si y día también, a la que por supuesto, estamos invitadísimos.

En busca de contacto social con el mundo, también he dado con un grupo de madres con bebés (krabbelgruppe, ya te hablaré otro día de esto), todas majísimas que se encargan de recordarme cada día que soy bienvenida y que esperan verme el próximo día.

La verdad es que no me están dando la impresión de ser personas antisociales ni cerradas ni aburridas ni nada de eso. De hecho, cuando sale el sol me recuerdan a los españoles, porque sale todo el mundo a la calle, a los parques de paseo a los bares a tomar algo,… Realmente no somos tan diferentes.

Idioma

Otro de los motivos por lo que te puedes llevar una mala experiencia en un nuevo país es el desconocimiento del idioma, si no sabes hablar su lengua, no puedes comunicarte con nadie y eso te hace encerrarte más y te impide conocer el nuevo país.

Por eso yo recomiendo que si vas a cambiar de país, que te vayas con el idioma aprendido, al menos una base, para poder entender algo.

En mi caso, ya había estudiado alemán hace años en España. Al llegar aquí me he dado cuenta de que se me ha olvidado bastante, me veo súper torpe hablando, pero al menos, puedo desenvolverme más o menos y hacerme entender. Por este motivo, tampoco me está resultando dura la adaptación. No me puedo comunicar bien con los alemanes, pero soy consciente de que es cuestión de tiempo y por ello no me siento mal.

Libros para estudiar alemán
Estos son los libros que utilicé cuando estudié alemán.

Realmente la adaptación es algo subjetivo, depende de las vivencias de cada uno, de la diferencia entre lo que esperabas y lo que encuentras, de la impaciencia por querer resultados pronto y de la propia experiencia de cada uno en el país de acogida. No conozco los motivos por los que a otras personas les ha resultado dura la adaptación, pero en mi caso me estoy encontrando un ambiente muy positivo y acogedor.

Evidentemente vas a encontrar un poco de todo, pero no te quedes con lo malo, busca las cosas que te gusten. No pretendas encontrar exactamente lo mismo que en tu país, recuerda que lo hemos cambiado por el motivo que sea. Vas a ver que las cosas se hacen de forma diferente y en cuanto a la gente, pues digo yo que habrá un poco de todo.

Por mi parte, no me he llevado un choque brusco y traumático, estoy muy encantada con la ciudad y la gente. Veo que ha sido un cambio para bien y eso es lo importante. Todos los cambios necesitan su proceso de adaptación, al principio es normal verlo todo muy gris, pero si dejas pasar el tiempo verás como la situación va adquiriendo un nuevo color 🙂

¿Qué tal sueles llevar tú los cambios?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *