5 costumbres curiosas de la comunidad de vecinos en Alemania

5 costumbres curiosas de la comunidad de vecinos en Alemania

Una de las cosas más bonitas que hay de convivir en otros países es ir dándote cuenta de que hay formas diferentes de hacer las cosas. Te abre los ojos y aprendes a hacer las cosas de otro modo, habrá unas que te parezcan ideas estupendas y lo apliques en tu día a día y habrá otras que no te convenzan y prefieras tu manera. Eso no importa, lo importante es darse cuenta de las diferentes opciones.

Nada más llegar a Alemania fui consciente de que en la comunidad de vecinos se hacen muchas cosas de manera diferente, es algo que salta a la vista. Y quiero enseñarte las costumbres más llamativas que te puedes encontrar en la comunidad de vecinos.

Las 5 costumbres alemanas que verás en la comunidad de vecinos

Te hablo de un bloque de viviendas porque es donde estoy viviendo, desconozco cómo es la vida en los chalets. Vamos a ver lo que me ha llamado la atención:

1. Los carros de bebé se aparcan en la entrada.

Una gran parte de los bloques se ha creado dividiendo una casa grande en varias viviendas, y por la cosa de aprovechar el espacio para hacer las casas lo más grande posible, han prescindido de ascensor. Por esta razón, lo que hacen todos los vecinos es dejar los cochecitos de bebé en la entrada al portal, así te ahorras de cargar con el carro por las escaleras.

Me parece muy práctico y además te ahorras un trasto en casa y el ensuciar el suelo con las ruedas del carro, que según que días pueden acabar bastante mojadas y embarradas.

Y no sólo eso, sino que en los carros te puedes dejar todo lo que quieras: mantas, sacos, juguetes, el bolso con las cosas del bebé,… da igual, puedes estar tranquila porque nadie te va a quitar nada.

2. Los zapatos de la calle se dejan en la puerta.

En España es normal pasearte por toda la casa con los zapatos de la calle, pero en Alemania no. Hasta cuando he alquilado una casa en vacaciones en Alemania nos han avisado de que no andemos por la casa con los zapatos, que usemos zapatillas de estar en casa.

La casa es un lugar limpio en el que estás o descalzo o con zapatillas de casa. Algunos vecinos dejan los zapatos en la entrada dentro de la casa, pero en mi bloque la mayoría lo dejan fuera. Nosotros aún tenemos esta parte pendiente de hacer…

Y ya me he dado cuenta de que así es fácil saber si los vecinos están en casa o han salido, si ves las zapatillas de casa, es que no están dentro. Me ha venido bien saberlo cuando he ido a pedirle algo a algún vecino.

Los zapatos se dejan en la puerta de casa

3. Las casas se identifican por el apellido familiar.

Esto es lo que más curioso me parece, aunque vivas en un bloque de pisos, la correspondencia no llega a una planta y una puerta, no están identificadas las casas así como en España, sino que los envíos llegan al portal del bloque y a la familia que sea.

Si te fijas cuando vayas de viaje a Alemania, tanto los buzones, telefonillos, como timbres de las casas tienen una pegatina con el apellido. No importa en qué planta o puerta vivas, las cosas llegan a tu familia. Y si tu apellido no corresponde con el apellido familiar que aparece en los buzones, el cartero no te entregará la correspondencia.

Telefonillo con el apellido familiar

4. Del mantenimiento de la comunidad se encargan los vecinos.

Después de unos meses viviendo aquí y percatarme de la ausencia de limpiadoras o jardineros, me he dado cuenta de que del mantenimiento de los pisos nos tenemos que encargar los vecinos.

Cada uno debe limpiar su planta y la escalera, y de las zonas comunes se encarga quien lo vea sucio. Si ves que hay que limpiar o arreglar algo, pues lo haces (hablamos de chapucillas menores).

También he encontrado a vecinos arreglar el jardín, y entre todos nos encargamos de proteger y cuidar los juguetes, sillas, mesas y todo el material que haya en el jardín o en las zonas comunes.

5. Cada piso tiene sus propia basura.

Aunque hay una zona donde ponen todos los contenedores de reciclaje, como en España, la basura orgánica no se encuentra ahí, sino en los jardines delanteros de cada bloque. Lo que viene a ser en la puerta de tu portal. Y el día X se sacan a la calle para que el camión de la basura los vacíe (aún no me he enterado de qué días hay que sacarlo).

Incluso me he encontrado zonas de viviendas que tienen las basuras bajo llave, para que sólo los vecinos hagan uso de ellas y no se llenen los cubos con basuras de todo el mundo. Además, cada contenedor viene identificado con el número del bloque. Debes usar el tuyo y no el de los demás.

Como ves es otra manera de hacer las cosas, ni mejor ni peor. Te puedes quedar con las que más te gusten aunque realmente creo que es difícil incorporar las costumbres en otro país, no me imagino dejándome el cochecito del bebé en el portal de la casa en España… no sé, ¿tú cómo lo ves?

Si que recuerdo que cuando era pequeña y vivía en Móstoles, como la casa tenía el suelo de parquet cogimos la costumbre de dejar los zapatos en la entrada, al menos nos lo exigían a los niños. Pero no lo llevábamos tan a rajatabla como se lleva aquí en Alemania, más de una vez nos paseábamos por la casa con los zapatos de la calle y no pasaba nada.

El resto de costumbres son totalmente nuevas para mí, ¿qué costumbre te gustaría adoptar? ¿Hay alguna que ya forme parte de tu rutina?

Un comentario sobre “5 costumbres curiosas de la comunidad de vecinos en Alemania

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *