5 trucos para no pagar el baño público en Alemania

5 trucos para no pagar el baño en Alemania

En Alemania encontrar un aseo gratis es más difícil que hallar agua en el desierto. Aquí lo normal es que te cobren alrededor de 0,50€ (en unos sitios es más caro y en otros más barato) por hacer uso del baño y la verdad es que es algo que me da bastante coraje. Si ya has pagado por consumir, por comprar o por la entrada, ¿por qué no te incluye el baño?

El caso es que esto funciona así y se me ocurrió esta idea para un post cuando estuve paseando por Berlín hace unas semanas, ¿imaginas por qué? Pues si, llevaba la vejiga hasta los topes, iba a reventar, ya me había tocado tirar de monedero y no tenía ganas de pasar otra vez por caja.

baño de pago en Alemania
En las estaciones te pueden llegar a cobrar hasta 0,70€.

Evidentemente, los aseos están muy pulcros y cuidados, pero o tienes un buen aguante o como te vayas a pasar el día fuera de casa te arruinas, y ¡no me quiero ni imaginar una embarazada paseando por Alemania! que no sé a ti, pero durante mi embarazo mi vejiga no aguantaba más de hora y media :S

5 trucos para evitar pagar el baño público en Alemania

No te asustes, que no te voy a hacer inquebrantar las leyes alemanas, ni correrás el riesgo de acabar en el calabozo, son unos trucos que se me han ocurrido para que no tengas este gasto extra si vienes de vacaciones a Alemania.

Toma nota de estos trucos:

1. Antes de salir, vacía tu vejiga.

Obvio, ¿ese es el truco? Si es lo que siempre se ha dicho, nos lo enseñan desde pequeños. Pues es muy importante en Alemania, que siempre hay algún día que pensamos “Bah, no tengo ganas y seguro que aguanto un buen rato”, ¡error! Ve al WC, aunque te salgan sólo 2 gotas, que cuando pase una hora te estarás acordando de este truco tonto durante el resto del viaje.

Y es que tienes que tener en cuenta que no sabes dónde ni cuando encontrarás el próximo baño gratuito… Así que ante la incertidumbre, hay que ser previsora.

2. Cuando vayas a comer, elige un restaurante con aseos.

¿Sabes por qué en Alemania nunca voy a comer a los centros comerciales o estaciones? ¡Exacto! Porque los baños que tienen son de pago, y si ya llevas todo el día aguantando llegarás a la hora de comer apurada y no creo que te haga mucha gracia encontrar la cestita de las monedas en la puerta.

Yo suelo ir a los restaurantes que están a pie de calle, que suelen tener servicios. Pero aún así, no seas confiada y compruébalo, que si está cerca de un centro comercial es posible que no tengan aseos y te manden a los del centro comercial.

Y, por supuesto, cuando encuentres el restaurante con baño donde te vas a quedar a comer úsalo antes, después y durante si hace falta. De allí tienes que salir con la vejiga totalmente vacía.

3. Aprovecha los trayectos en tren.

Como ya te he dicho, en las estaciones los aseos son de pago, pero dentro del tren es gratuito. Eso si, creo que sólo tienen baños los de larga distancia, pero algo es algo.

Sé que son incómodos de usar, pero están limpios y son gratis, así que aprovéchalo y úsalo que para salir del paso es suficiente.

4. Si te cruzas con un aseo gratuito, úsalo.

Se puede dar el caso de que los planetas se hayan alineado y el poder divido te hayan colocado un WC gratis ante ti. No tienes ganas, ya ibas preparada y mentalizada para aguantar, ¿no estarás pensando en dejar pasar esta gran oportunidad del destino? No importa si tienes ganas o no, tienes que usarlo. Vaya a ser que después se tuerzan las cosas y te arrepientas.

5. Limita la ingesta de agua.

Sí, lo sé, es un truco que atenta contra la salud, pero si no divisas un aseo cercano y ya empiezas a notar que deberías ir localizando alguno, es mejor que no tomes líquidos hasta que no encuentres un servicio. Si no entra líquido, aguantarás algo más tiempo.

Eso si, una vez que encuentres el aseo bebe todo lo que necesites y repón líquidos, que tampoco quiero que te deshidrates por ahorrarte 0,50€.

Baño público alemán con plato para pagar
En esos platos verdes es donde tienes que dejar el dinero, no están solos, la limpiadora espera cerca (aunque en la foto no salga, está en la derecha, si te fijas, se le ve un pie).

Como puedes deducir la base principal para no arruinarte en aseos en Alemania consiste en tener mucho aguante, ya verás que después de tu paso por Alemania vas a volver a tu casa con la vejiga en plena forma.

He de confesarte que he tenido que hacer uso de estos 5 trucos en varias ocasiones siempre que he ido de vacaciones a Alemania. Así que te doy la garantía de que funcionan y que puedes esquivar todos los baños de pago y vivir para contarlo, jajaja.

Venga, vamos a ser creativos. ¿Se te ocurre algún truco más?

2 comentarios sobre “5 trucos para no pagar el baño público en Alemania

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *